Badges (1)

About

Member has chosen to not make this information public.

Pages

Member not yet following any Pages.

Posts (8)

Nov 10, 2011 · Los síntomas de cáncer de colon in Español

Dr. David Ahlquist, Gastroenterología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

Los síntomas del cáncer de colon son similares entre los jóvenes y los viejos. Si bien la gran mayoría de casos de cáncer de colon ocurre entre personas de más de 50 años, la enfermedad podría pasar desapercibida en los jóvenes hasta que el cáncer se encuentre en estado más avanzado. La detección oportuna de las personas con alto riesgo para cáncer de colon, conjuntamente con la evaluación a tiempo de cualquier síntoma preocupante, es fundamental para diagnosticar pronto el cáncer de colon y tratarlo eficazmente.

En muchos casos, no se logra identificar la causa exacta del cáncer de colon. La edad es el factor más importante para tener mayor riesgo de desarrollar la enfermedad, pues cerca de 90 por ciento de la gente diagnosticada con cáncer de colon sobrepasa los 50 años. Sin embargo, existen varios factores hereditarios y ambientales que también pueden aumentar el riesgo de una persona de tener cáncer de colon y, cuando un joven de 30 ó 40 años presenta la enfermedad, lo más probable es que se deba a factores hereditarios. Por otro lado, aunque sean raros algunos trastornos hereditarios, como la poliposis adenomatosa familiar y el síndrome de Lynch (cáncer colorrectal hereditario sin poliposis), éstos pueden aumentar considerablemente el riesgo de padecer la enfermedad. Toda persona, sea cual sea su edad, tiene más riesgo de desarrollar cáncer de colon si alguno de sus padres, hermanos o hijos tuvo la enfermedad . Aparte de la edad y antecedentes médicos familiares, otros factores de riesgo para cáncer de colon son el ser de raza afroamericana, tener alguna enfermedad inflamatoria del intestino (como colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn), ingerir una alimentación con alto contenido de grasa, ser inactivo, obeso o diabético, así como fumar o consumir mucho alcohol.

La probabilidad de tratar con éxito el cáncer de colon aumenta considerablemente cuando se lo diagnostica en las etapas iniciales, antes de que aparezcan los síntomas. Existen varias alternativas para detectar el cáncer de colon, entre ellas, la colonoscopia, la colonografía por tomografía computarizada (colonoscopia virtual), la prueba de sangre oculta en heces, la sigmoidoscopia flexible con enema de bario y las pruebas de ADN en heces. Debido a que la mayoría de casos de cáncer de colon se presenta entre personas mayores, no se acostumbra realizar la detección antes de los 50 años. No obstante, en quienes tienen factores de riesgo genéticos, antecedentes familiares positivos a cáncer de colon u otros factores de riesgo importantes, la detección normalmente inicia durante la década de los 40 años.

Los estudios poblacionales revelan que las tasas de cáncer de colon aumentan entre la gente menor de 50 años. Los casos que se presentan entre los jóvenes ahora representan más de 10 por ciento de todos los cánceres de colon. Algunos factores ambientales, cambios en la alimentación y en el estilo de vida, así como una tendencia nacional hacia la obesidad podrían contribuir a dicho aumento. Además, parece que el cáncer de colon que aflora en la juventud afecta con mayor frecuencia a los afroamericanos que a otros grupos étnicos.

Los síntomas más comunes de cáncer de colon son sangrado rectal y cólico en la parte inferior del abdomen. Otros síntomas que ofrecen indicios son: cambios en la consistencia de las heces, estreñimiento, diarrea y pérdida de peso. Cuando un análisis de sangre revela anemia nueva y reciente, eso generalmente suele indicar que existe un tumor en el colon.

Desgraciadamente, casi nunca se cree que la causa de los síntomas mencionados entre gente menor de 50 años sea el cáncer de colon y, por ello, el diagnóstico de la enfermedad podría retrasarse. Las estadísticas revelan que, entre los jóvenes, se tiende a diagnosticar cáncer de colon cuando éste ya se encuentra en etapas más avanzadas. Por eso, es muy importante que toda persona que presente síntomas de cáncer de colon, sobre todo sangrado rectal y cólico constante en la parte inferior del abdomen, busque asesoría médica, sea cual sea su edad.

Nov 10, 2011 · Los síntomas de cáncer de colon in Español

¿Difieren los síntomas del cáncer de colon y sus causas entre la gente de 30 ó 40 años y las personas de más edad?

Nov 10, 2011 · ¿Anticonceptivos orales disminuyen el riesgo de cáncer de ovario? in Español

Dra. Myra Wick, Obstetricia y Ginecología de Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

Se ha demostrado que los anticonceptivos orales disminuyen el riesgo de cáncer de ovario entre las mujeres portadoras de mutaciones del gen BRCA1 y BRCA2, aunque según usted bien lo anota, algunas investigaciones también indican que los anticonceptivos orales podrían aumentar el riesgo para cáncer de mama. No obstante, los expertos médicos especializados en esa área, en consenso general, dicen que la disminución del riesgo de cáncer de ovario supera cualquier riesgo mayor para cáncer de mama entre las portadoras del gen BRCA1 y BRCA2 que toman anticonceptivos orales.

A mediados de la década de los años 90, los científicos descubrieron que dos mutaciones genéticas, la BRCA1 y la BRCA2, aumentaban significativamente el riesgo femenino de desarrollar cáncer de mama u ovario. Desde entonces, se han desarrollado una variedad de métodos para ayudar a disminuir esos riesgos, entre ellos, la administración de medicamentos (quimioterapia preventiva), la extirpación de tejido mamario sano (mastectomía profiláctica) y la extirpación de trompas de Falopio y ovarios sanos (salpingo-ooforectomía profiláctica).

El consumo de anticonceptivos orales también se han vinculado a una disminución grande en el riesgo de presentar cáncer de ovario entre las mujeres portadoras de la mutación genética BRCA, con una reducción de 50 por ciento en el riesgo. No obstante, han surgido algunas dudas respecto al uso de anticonceptivos orales en portadoras de BRCA, debido a la posible conexión entre dichos anticonceptivos y mayor riesgo para cáncer de mama. De todas maneras, hasta el momento dicha relación no se aclara completamente.

Algunos estudios han planteado que el riesgo mayor para cáncer de mama podría vincularse al tiempo durante el cual una mujer toma anticonceptivos orales, siendo solamente quienes los toman por cinco años o más quienes corren mayor riesgo. Otra investigación descubrió una correlación entre las portadoras de BRCA que dejaron de tomar los anticonceptivos orales 10 años antes del diagnóstico y un aumento en el riesgo de cáncer de mama. Sin embargo, es difícil determinar si dicho aumento fue por los anticonceptivos orales, o debido al tiempo transcurrido (porque el riesgo para cáncer de mama entre las portadoras de BRCA aumenta con el tiempo) o por algún otro factor que no se ha tomado en cuenta.

Son las investigaciones más recientes las que han indicado que la diferencia podría estar en el tipo de anticonceptivo oral. Un análisis realizado en el año 2010 revisó 2.855 casos de cáncer de mama en mujeres con una mutación del gen BRCA. El estudio descubrió que corrían más riesgo de cáncer de mama quienes consumían anticonceptivos orales antes de 1975, cuando las dosis hormonales en las pastillas anticonceptivas eran mucho más altas que ahora. El mismo estudio no descubrió ninguna evidencia de riesgo mayor entre las mujeres que consumen las fórmulas más recientes de anticonceptivos orales con menos dosis hormonales.

Por lo tanto y teniendo en mente estos resultados, recomiendo a las mujeres con una mutación del gen BRCA y que todavía tengan sus ovarios que tomen anticonceptivos orales, aunque sea por un plazo corto. A su edad, usted también debería considerar seriamente la extirpación de los ovarios para disminuir el riesgo de un futuro cáncer. La recomendación general es cualquier mujer en su situación se someta a cirugía, una vez que termine con la maternidad o alcance los 35 ó 40 años.

Después de la extirpación ovárica, el riesgo para cáncer de ovario entre las portadoras del gen BRCA desciende a cerca de 95 por ciento (no es 100 por ciento porque existe un riesgo pequeño de que se desarrolle un cáncer similar en aquel tejido que reviste la cavidad abdominal y comparte su origen embrionario con los ovarios, o sea el peritoneo, que permanece allí después de la cirugía). Además, la extirpación de los ovarios disminuye el riesgo para cáncer de mama en 50 por ciento.

Es labor complicada tomar en consideración todos los problemas vinculados a la mutación del gen BRCA. Si todavía no lo ha hecho, le sugiero que busque un ginecólogo, y posiblemente un ginecólogo oncólogo o un genetista médico, que conozca sobre el tema. Esa persona puede ayudarla a revisar las investigaciones e información disponible, además de programar detecciones regulares para cáncer, de manera que se preste atención a todas sus preocupaciones y necesidades.

Nov 10, 2011 · ¿Debo tomar suplementos vitamínicos y, de ser así, cuáles? in Español

Dr. Donald Hensrud, Medicina Preventiva de Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

El cuerpo necesita vitaminas en cantidades pequeñas. Lo mejor, en general, es obtenerlas a través de los alimentos ingeridos; pero si usted opta por tomar suplementos vitamínicos, adhiérase al máximo posible a la cantidad diaria recomendada.

Dentro del organismo humano ocurre todo tipo de procesos metabólicos que abarcan a carbohidratos, grasas y proteínas. Las vitaminas desempeñan un papel fundamental en dichos procesos porque ayudan a la reacción química de los mismos; pero nuestros organismos no pueden producir vitaminas y, debido a que se las necesita para gozar de buena salud, es preciso obtenerlas de la alimentación o quizás a través de suplementos vitamínicos.

No obstante, el tipo y cantidad de vitaminas presente en los alimentos normalmente no es igual al de los suplementos. Los alimentos contienen vitaminas en una concentración y combinación que permite al organismo utilizarlas de la mejor manera. Las vitaminas de los suplementos no siempre podrían contener la cantidad correcta, ni la forma ideal. Pese a lo expuesto, ante una deficiencia vitamínica, a veces es necesario tomar un suplemento para garantizar que el organismo reciba las vitaminas necesarias; pero si piensa tomar un suplemento vitamínico para mejorar la salud, manténgase dentro de la cantidad diaria que la mayoría de adultos necesita. La cantidad diaria recomendada es aquella cantidad de cualquier nutriente que se considera suficiente para casi todas las personas sanas dentro de cada grupo de edad y sexo. Tomar demasiado o muy poco de alguna vitamina puede resultar en problemas de salud.
Tomemos a la vitamina B6 (piridoxina) como ejemplo. Si usted tuviera poca vitamina B6 en su organismo, podría presentar problemas nerviosos. Sin embargo, es interesante que cuando uno tiene demasiada vitamina B6, eso también puede causar problemas nerviosos. Una persona necesita sólo la cantidad justa de vitamina B6 para que su organismo funcione adecuadamente. Por suerte, la vitamina B6 está presente en una amplia variedad de alimentos, como los granos integrales, las zanahorias, las arvejas (chícharos), la espinaca, la leche, el queso, los huevos, el pescado y la harina; por lo que es raro que alguien tenga una deficiencia de vitamina B6 que requiera tomar algún suplemento.

A pesar de que podría parecer buena idea tomar muchas vitaminas, tenga cuidado. Evite consumir mucho de cualquier vitamina en particular, sobre todo de las solubles en grasa (vitaminas A, D, E y K). Se ha demostrado que demasiada vitamina A, por ejemplo, se relaciona con defectos congénitos y fracturas de cadera. Incluso la vitamina D que es buena para la salud ósea, en demasiada cantidad, puede ocasionar problemas como la presencia de exceso de calcio en la sangre (hipercalcemia), lo que puede derivar en náusea, vómito, mal apetito y estreñimiento, entre otros síntomas. Consumir dosis enormes de vitaminas puede ser particularmente riesgoso porque éstas pueden aumentar considerablemente la posibilidad de desarrollar problemas de salud, debido a la ingesta excesiva de vitaminas.

Si piensa tomar un suplemento vitamínico, una vitamina múltiple posiblemente sea la mejor opción. La mayoría de vitaminas múltiples, por lo general, contiene prácticamente la cantidad diaria recomendada de cada vitamina por separado. La vitamina múltiple le ofrece una amplia variedad de vitaminas que equivalen aproximadamente a sus necesidades diarias.

Por otro lado, quizás desee considerar un suplemento de vitamina D y calcio. El calcio es un mineral, más que una vitamina. La vitamina D y el calcio pueden ser provechosos para la salud ósea. Además, la vitamina D podría ofrecer otros posibles beneficios para la salud, como menos riesgo para ciertos tipos de cáncer, aunque los científicos no tengan datos de tiempo prolongado para comprobar muchas de las ventajas.

Por último, el aceite de pescado es un suplemento que parece ser provechoso para la gente que tiene altos los triglicéridos y para quienes padecen del corazón. En cuanto al resto de gente, todavía no se comprueba concluyentemente que el aceite de pescado sea útil. Sin embargo, por el momento, el aceite de pescado parece ofrecer posibles ventajas con muy poco riesgo. Si le gusta comer pescado, dos porciones semanales podrían ofrecerle muchos beneficios más que los suplementos.

Antes de tomar cualquier suplemento, converse con su médico. Se podría modificar su alimentación de varias formas para que reciba las vitaminas que necesita, sin necesidad de tomar un suplemento vitamínico; pero si para gozar de buena salud usted debe tomar un suplemento, adhiérase a la cantidad diaria recomendada.

Nov 10, 2011 · La dieta vegetariana para niños y adolescentes in Español

Dra. M. Molly McMahon, Endocrinología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

El vegetarianismo puede ser una alternativa segura y sana para niños o adolescentes, siempre y cuando la alimentación esté bien planificada y controlada. Antes de que su hija cambie su manera de comer, ambas deben reunirse con un médico o especialista en dietética para que las ayude a entender qué implica una dieta vegetariana sana.

El término “vegetariano” abarca una variedad de alternativas alimenticias. Para muchas personas, ser vegetariano significa no comer carne, pescado ni aves. Sin embargo, el vegetarianismo todavía puede dividirse en muchas otras categorías que van desde menos limitantes a muy restrictivas. Los semi-vegetarianos (vocablo equívoco para muchos) son aquellos que a veces comen carne, pescado o pollo, pero su alimentación básica es de vegetales. Los vegetarianos lacto-ovos (“lacto” significa leche y “ovo” se refiere a los huevos) no comen carne, ni pescado, ni aves, pero comen productos lácteos y huevos. Los vegetarianos estrictos (vegan) no ingieren ningún producto animal. Por último, están los macrobióticos, cuyo patrón alimenticio incluye arroz y cereales, algas marinas, condimentos asiáticos, frutas de producción local y carne o pescado blanco ocasional. Las dietas vegetarianas varían considerablemente y, por ello, es importante entender el tipo, cantidad y variedad de nutrientes que se consumen.

Con un poco de planificación, el niño vegetariano puede ingerir una dieta bien balanceada. La preocupación que generalmente se presenta con los vegetarianos es de si ingieren suficiente proteína. Si bien la carne blanca, el pescado, los productos lácteos, el arroz, las leches de soja y los huevos son magníficas fuentes de proteína, también muchos vegetales, sobre todo las leguminosas, legumbres y frutos secos, pueden proveer la proteína necesaria para una alimentación sana. Por lo tanto, es fácil que una dieta vegetariana provea a una persona de suficiente cantidad de proteína, siempre y cuando la ingesta calórica sea adecuada y se consuma una variedad de alimentos.

Con los niños que excluyen productos lácteos y huevos de su alimentación, se debe prestar más atención para que reciban los nutrientes necesarios. El calcio es importante para los niños porque desempeña una función importante en el funcionamiento nervioso, crecimiento de los huesos y acumulación de masa ósea. La mayoría de personas normalmente obtiene calcio de los productos lácteos. Si su hija decidiera no consumir productos lácteos, necesita incluir otros alimentos con alto contenido de calcio en su alimentación, tales como verduras verdes y productos fortificados con calcio, como las leche de soja, los cereales y los jugos.

Si su hija optase por una dieta vegetariana estricta, habría también que considerar el asunto de las vitaminas D y B12. La vitamina D es necesaria para un crecimiento adecuado, función inmune y salud ósea, además de que ayuda al intestino a absorber el calcio y el fosfato. Son pocos los alimentos que ofrecen vitamina D en cantidad adecuada, pero existen productos fortificados con vitamina D, como la leche de soja, la leche de arroz, los jugos y los cereales. La vitamina B12 se encuentra sólo en los productos animales y es importante para los glóbulos rojos y el funcionamiento nervioso. Existen algunos alimentos que están fortificados con vitamina B12, entre ellos, las leches de soja y arroz, los cereales y la levadura.

Han habido algunas inquietudes respecto a la observación de que el vegetarianismo es un poco más común entre las personas que sufren trastornos alimenticios, pero no existen pruebas de que el vegetarianismo tenga ninguna relación causal con la tendencia a desarrollar trastornos alimenticios.

Si bien es preferible obtener los nutrientes de los alimentos, los niños que son vegetarianos estrictos podrían requerir tomar suplementos de calcio, vitamina D o vitamina B12. Cuando converse con el proveedor de atención médica de su hija, consúltele si sería conveniente ofrecerle suplementos. Algunas personas podrían necesitar recomendaciones para ingerir hierro, zinc y ácidos grasos omega 3 en su alimentación. Los adolescentes vegetarianos que no comen pescado deben incluir fuentes de ácidos alfa-linolénicos (precursores de los ácidos grasos omega 3), como la semilla de lino o linaza y el aceite de linaza, las nueces, el aceite de colza (canola) y la soja. Los ácidos grasos omega 3 son importantes para la salud cardiovascular, así como para el desarrollo de ojos y cerebro.

En general, el mejor abordaje para la dieta vegetariana de un niño es mantenerse informado sobre las alternativas alimenticias y planificar según corresponda. Es fundamental que su hija se involucre en esto porque ella debe saber cómo obtener los nutrientes que podrían faltar en su alimentación y entender lo que necesita para que su dieta vegetariana sea sana. Llévela al supermercado y pídale que lea las etiquetas de los alimentos. Involúcrela en la preparación de los alimentos y converse con ella sobre las alternativas que el menú de un restaurante puede ofrecerle.

Una ventaja para los niños vegetarianos es que en estas dietas generalmente se consume menos grasas saturadas y colesterol, al mismo tiempo que más frutas, verduras, cereales y fibra que en otros tipos de alimentación. Por eso, los niños vegetarianos tienden a ser más delgados que los demás. Si su hija continuara siendo vegetariana, esa dieta también podría beneficiarla porque se vincula a menos obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardíaca en adultos.

Le recomiendo que apoye la decisión de su hija de convertirse en vegetariana, en tanto ella tome seriamente la importancia de planificar una alimentación sana y controlar que así sea, además de conversar con el proveedor de atención médica para recibir consejos antes de cambiar los hábitos alimenticios.

Nov 10, 2011 · ¿Cuál es la diferencia entre reflujo biliar y reflujo ácido? in Español

Dr. Jeffrey Alexander, Gastroenterología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

El reflujo biliar se refiere al líquido proveniente del intestino delgado que fluye hacia el estómago y esófago. El reflujo ácido, en cambio, ocurre cuando el ácido estomacal refluye al esófago. Ambas afecciones normalmente están vinculadas y, a veces, puede ser difícil diferenciarlas.

La bilis es un jugo digestivo que se produce en el hígado. Su función principal es ayudar al organismo a digerir grasas y extraer ciertas toxinas. La bilis fluye desde el hígado por el conducto biliar hasta la parte superior del intestino delgado (duodeno), ubicada justo debajo del estómago. Normalmente, la bilis no puede ingresar al estómago debido a una válvula unidireccional que existe entre el estómago y el intestino delgado, llamada píloro, que se abre para permitir que la comida pase desde el fondo del estómago hacia el intestino. El píloro evita que los contenidos del intestino delgado, entre ellos la bilis, regresen al estómago.

Cuando el píloro se daña o no funciona correctamente, la bilis y otros jugos digestivos del intestino pueden entrar al estómago y ocasionar irritación e inflamación. Entre la gente con alto riesgo para reflujo biliar están quienes se sometieron en algún momento a una cirugía que involucraba al píloro o que afectaba los nervios estomacales que desempeñan un papel en el funcionamiento del píloro.

Existe otra válvula que separa al esófago del estómago y se llama esfínter esofágico inferior. En condiciones normales, esa válvula se abre sólo para permitir que los alimentos ingresen al estómago y luego se cierra herméticamente. Cuando la válvula se relaja anormalmente o se debilita, el ácido estomacal puede regresar al esófago y eso se conoce como reflujo ácido.

En los casos en que ni el píloro ni el esfínter esofágico inferior funcionan adecuadamente, la bilis y el ácido estomacal, junto con otros jugos digestivos del intestino delgado, pueden entrar al esófago desde el estómago. Esa afección se conoce como reflujo biliar, aunque los jugos que entran al esófago no contengan solamente bilis.

Los síntomas y señales del reflujo biliar y del reflujo ácido son similares, razón por la que es difícil distinguir entre ellos. El síntoma principal de ambos es la acidez frecuente, que consiste en una sensación de ardor en el pecho o garganta que se presenta acompañada por un sabor amargo en la boca. En algunos casos, el reflujo biliar también puede provocar dolor en la parte superior del abdomen como resultado de la irritación del estómago causada por la bilis.

El tratamiento de ambos tipos de reflujo normalmente empieza con un fármaco que bloquea el ácido y que, por lo general, pertenece a un tipo de medicamentos conocidos como inhibidores de la bomba de protones. Estos medicamentos disminuyen la producción de ácido estomacal, reduciendo así la cantidad de líquido irritante que fluye hacia el esófago. Eso disminuye significativamente el daño al esófago ocasionado por el reflujo y, por lo general, reduce los síntomas del reflujo biliar y del reflujo ácido.

En muchas personas, un fármaco para bloquear el ácido es todo lo que se necesita para controlar eficazmente el reflujo biliar y ácido. No obstante, cuando los síntomas persisten pese al inhibidor de la bomba de protones, entonces lo recomendable sería la cirugía para crear una nueva válvula en la parte superior del estómago que evite el reflujo hacia el esófago.

Si usted tiene síntomas de reflujo, acuda al médico. Si no se trata este problema, con el transcurso del tiempo, las consecuencias del reflujo biliar y del reflujo ácido podrían ser el sufrir daños graves en el esófago. Además, el reflujo biliar prolongado puede ocasionar irritación estomacal (gastritis) que, en algunos casos, podría derivar en úlceras y sangrados. Cuando se trata oportunamente el reflujo, por lo general, el riesgo de complicaciones graves disminuye bastante.

Nov 10, 2011 · ¿Una recurrencia de cáncer de mama? in Español

Dra. Sandhya Pruthi, Clínica para Diagnósticos Mamarios, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

Como sobreviviente de cáncer de mama, usted puede tomar medidas para ayudar a disminuir el riesgo de recurrencia. Entre esas medidas están el mantener un peso sano, hacer ejercicio regularmente y restringir la cantidad de alcohol que consume. Esos cambios en el estilo de vida no sólo disminuirán la posibilidad de que reaparezca el cáncer de mama, sino que también reducirán el riesgo de que usted padezca otras enfermedades.

Entre los pasos más importantes está el mantener un peso ideal, sobre todo en los años posteriores a la menopausia. Las investigaciones plantean que el tejido graso (o tejido adiposo) es fuente de estrógeno. Muchos tipos de cáncer de mama son sensibles a las hormonas y pueden crecer más rápido ante la presencia de estrógeno. Por ello, el tener más tejido adiposo podría aumentar la posibilidad de que se desarrolle el cáncer de mama, sobre todo entre las mujeres que ya tienen antecedentes.

Mantener un peso sano o, en caso necesario, perderlo reduce el tejido graso y disminuye la cantidad de estrógeno presente en el organismo, lo que a su vez reduce el riesgo de presentar un cáncer sensible al estrógeno. Las investigaciones calculan que cuando alguien tiene un peso sano, el riesgo para cáncer de mama puede reducirse en alrededor de 26 por ciento. Si bien no existen pautas alimenticias específicas para los sobrevivientes de cáncer de mama, una alimentación bien balanceada enriquecida con frutas, cereales y verduras, así como baja en grasas y azúcares, puede ayudar a mantener un peso sano.

Una fórmula conocida como índice de masa corporal (IMC), que compara el peso con la estatura, puede servirle para determinar si su peso se encuentra dentro del rango sano. El IMC se calcula dividiendo el peso en kilogramos para la altura en metros cuadrados. En la mayoría de gente, se considera normal un IMC entre 18,5 y 24,9.

Estrechamente vinculado con el mantenimiento de un peso sano está el hacer ejercicio de forma regular. Se ha demostrado que el ejercicio disminuye los niveles de estrógeno e insulina y favorece al sistema inmune. Las evidencias son contundentes respecto a que iniciar un programa regular de ejercicio antes de la menopausia ofrece ventajas duraderas contra el cáncer de mama. Si usted aún no incorpora al ejercicio en su rutina diaria, empiece lentamente hasta lograr hacerlo durante 30 minutos mínimo, tres veces por semana. Recuerde que no necesita entrenarse para correr maratones, de manera que con caminar rápido, andar en bicicleta o nadar, usted le ofrecerá al cuerpo el ejercicio que necesita.

Las ventajas que conllevan el mantener un peso sano y hacer ejercicio regularmente van mucho más allá de disminuir el riesgo para cáncer de mama, pues también sirven de prevención para el cáncer de colon y otros tipos de cáncer gastrointestinal, aparte de cánceres ginecológicos como el cáncer de endometrio. La gordura es un factor de riesgo para todos esos tipos de cáncer.

Además, se ha demostrado claramente que perder peso y hacer ejercicio sirven para evitar enfermedades cardíacas, la principal causa de muerte femenina en Estados Unidos. Por último, se sabe que hacer ejercicio regularmente también ayuda a evitar la temida pérdida ósea, que puede conducir a la osteoporosis. Esto es importante especialmente para las mujeres que atraviesan por la menopausia y es fundamental para quienes reciben terapia contra el estrógeno (a fin de disminuir el riesgo de recurrencia del cáncer de mama), puesto que esas terapias pueden acelerar el desarrollo de la osteoporosis.

Otro cambio importante que usted puede hacer es restringir la cantidad de alcohol que consume. Las investigaciones plantean que mientras más alcohol se consuma, mayor es el riesgo de desarrollar cáncer de mama. La recomendación general es que las mujeres limiten el consumo de alcohol a un promedio de no más de una bebida alcohólica diaria (8 onzas de vino, 16 onzas de cerveza, u onza y media de otros licores fuertes).

Al seguir estas recomendaciones sobre el estilo de vida, usted podría desempeñar una función clave en la disminución del riesgo de recurrencia de su cáncer de mama. Si desea detalles sobre un programa para perder peso bueno para usted o tácticas sobre cómo restringir la ingesta de alcohol, consulte con su médico.

Nov 10, 2011 · ¿Existe información nueva sobre el lupus y cuáles son las últimas novedades? in Español

Dra. Vaidehi Chowdhary, Reumatología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

El lupus es una enfermedad compleja cuya causa exacta se desconoce, aunque existen varios factores que parecen influir sobre su desarrollo. En las últimas décadas, las investigaciones se han enfocado en precisar los genes que predisponen a la gente al lupus mediante el análisis de las moléculas que desempeñan una función en la enfermedad y la identificación de nuevas terapias para tratar el lupus.

El lupus es una enfermedad autoinmune; es decir, el sistema inmune de una persona ataca los propios tejidos y órganos del cuerpo, ocasionando inflamación y daños. El lupus puede afectar a cualquier sistema del cuerpo humano. Entre los sistemas corporales que más frecuentemente se ven involucrados están la piel, las articulaciones, los pulmones, los riñones y la sangre. En algunas personas, el lupus podría ser una enfermedad menor con sólo sarpullido en la piel; mientras que en otros, podría ser grave y ocasionar complicaciones del sistema nervioso, anemia o enfermedades mortales del riñón.

Los pacientes con lupus corren mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Los factores de riesgo usuales, como fumar, diabetes mellitus, hipertensión, colesterol alto y menopausia no justifican completamente el aumento en el riesgo, pues existen varios factores vinculados al lupus que también desempeñan una función. Entre dichos factores están inflamaciones leves constantes, presencia de proteínas anormales que aumentan el riesgo de coágulos, menos cantidad y funcionamiento de las células que revisten los vasos sanguíneos y enfermedades renales. Hacer ejercicio, dejar de fumar, alimentarse sano y controlar la actividad de la enfermedad, en conjunto, podrían servir para disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas entre quienes padecen lupus. Además, en algunas personas podría surtir efecto el recurrir a la terapia con estatinas (Lipitor, Crestor y demás).

El lupus posiblemente es producto de una combinación de factores genéticos y ambientales, como tabaquismo, exposición a la luz solar o consumo de ciertos medicamentos. El lupus es mucho más común entre las mujeres que los hombres y, puesto que el embarazo generalmente lo desencadena, se cree que las hormonas ejercen un efecto importante sobre el desarrollo de la enfermedad.

Los genes que predisponen a la gente al lupus son importantes para el funcionamiento del sistema inmune, pero los científicos descubrieron que por el hecho de tener esos genes, no significa que la suerte esté echada. Parece que si bien la composición genética puede plantear más riesgo para lupus, la enfermedad también requiere de otros desencadenantes como medicamentos, hormonas, infecciones u otros factores ambientales.

La investigación sobre los factores genéticos del lupus ha conducido al estudio de moléculas claves vinculadas a la enfermedad. En las últimas décadas se ha investigado mucho sobre una proteína en particular, el interferón alfa, que puede ayudar a producir anticuerpos con conexión al desarrollo del lupus. Actualmente, las investigaciones examinan el efecto de interceptar la actividad del interferón alfa en la gente que padece lupus y los ensayos clínicos preliminares son esperanzadores.

En cuanto a terapias para la enfermedad, últimamente se han realizado pruebas con varios fármacos nuevos para el lupus. En marzo de 2011, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el belimumab para el tratamiento del lupus. El belimumab intercepta una proteína llamada BLyS, que es importante para la supervivencia de las células inmunes que producen anticuerpos.

A pesar de que en 50 años, éste sea el primer fármaco en recibir autorización para el tratamiento de esta enfermedad, los efectos del belimumab son modestos y no se ha comprobado el fármaco en gente con lupus grave. Además, los ensayos clínicos tampoco revelaron ninguna ventaja importante entre los afroamericanos, población con más riesgo para lupus. Por ello, antes de que se pueda establecer dónde exactamente recae el belimumab entre las terapias para el lupus, es necesario realizar más estudios.

Los investigadores del lupus también han estudiado la eficacia del medicamento rituximab. Ese fármaco puede disminuir la cantidad de linfocitos B, tipo de glóbulo blanco que produce anticuerpos. Si bien el rituximab ha beneficiado a muchas personas con lupus resistente, fue sorprendente que dos ensayos clínicos grandes no lograran demostrar ninguna ventaja del fármaco para el tratamiento del lupus. No son claras las razones detrás de estos hallazgos, de manera que se requiere realizar otros estudios para identificar a las personas a quienes el rituximab beneficiaría.

Varios fármacos que ya se emplean en el tratamiento de la artritis reumatoide, entre ellos el tocilizumab y el abatacept, se encuentran bajo estudio para el tratamiento del lupus mediante ensayos clínicos. Por otro lado, nuevas terapias, como la del atacicept, han atravesado ya las pruebas clínicas preliminares e igualmente revelan resultados esperanzadores.

Pese a que actualmente no exista cura para el lupus, estos avances en la investigación ofrecen esperanza para el futuro. Por el momento y para controlar de manera más eficaz la enfermedad de su hija, ella debería ponerse en manos de un equipo de atención médica especializada que esté familiarizado con el lupus. El tratamiento del lupus puede ser complicado, pero con una atención médica especializada y enfocada, muchas personas que lo padecen llevan vidas fructíferas.