Share this:
emilyhiatt

Los trasplantes de donante vivo

Posted by @emilyhiatt in Español, Nov 10, 2011

Mi hermano de 40 años está en la lista de espera para un trasplante de hígado. La lista es larga y a nuestra familia le preocupa que él no logre recibir un órgano a tiempo. He escuchado que se pueden hacer trasplantes de donante vivo y, al respecto, quisiera saber ¿qué implican y cuáles son los riesgos?

Tags: espanol

Emily Hiatt likes this
emilyhiatt

Posted by @emilyhiatt, Nov 10, 2011

Dr. Darrin Willingham, Cirugía de Trasplantes, Mayo Clinic de Jacksonville en Florida, dice:

A pesar de que la mayoría de trasplantes de hígado en personas adultas se realizan con donantes fallecidos, existe también la alternativa de un trasplante de donante vivo. Dado que la cantidad de gente que espera por un hígado nuevo es mucho mayor que la disponibilidad de hígados donados de personas fallecidas, los trasplantes de donante vivo para adultos se vuelven más comunes. Los resultados para quien recibe el órgano son similares, sea con trasplante de donante fallecido o de donante vivo, pero es necesario considerar con cuidado los riesgos para el donante vivo.

El hígado es el mayor órgano interno del cuerpo, con un tamaño similar al de una pelota de fútbol americano, y se ubica en la parte superior derecha del abdomen. El hígado realiza varias funciones muy importantes, entre ellas, desintoxicar al cuerpo de sustancias nocivas, purificar la sangre y fabricar nutrientes vitales.

El trasplante de hígado se recomienda como alternativa a la gente que padece insuficiencia hepática en etapa terminal y que no puede controlarse con otros tratamientos. La insuficiencia hepática puede deberse a varias enfermedades, como la hepatitis C, hepatitis B, cirrosis alcohólica, fibrosis quística, hemocromatosis y enfermedad del hígado graso no alcohólico. El cáncer del hígado es otra situación en la que se podría ofrecer el trasplante hepático como alternativa de tratamiento para algunas personas.

Para realizar un trasplante de hígado de donante fallecido, el cirujano primero desconecta la provisión sanguínea hacia el hígado y conductos biliares, para luego extirpar el hígado enfermo del receptor. Después, coloca el hígado donado dentro del cuerpo del receptor y reconecta tanto los vasos sanguíneos como los conductos biliares. En el trasplante de donante vivo, como es obvio, no se puede trasplantar todo el hígado. El cirujano primero opera al donante para extirparle un pedazo de hígado a fin de realizar el trasplante. Luego, los cirujanos extirpan el hígado enfermo del receptor y lo reemplazan con el pedazo de hígado donado, para después reconectar los vasos sanguíneos y conductos biliares al nuevo hígado.

Lo que permite que el trasplante de hígado de donante vivo funcione es la capacidad sin igual del hígado de regenerarse rápidamente, tanto en el donante, como en el receptor. En cuestión de pocos meses, la mayoría de receptores y donantes cuentan nuevamente con un hígado de tamaño normal.

El trasplante de donante vivo ofrece varias ventajas. Primero, el recibir un trasplante de donante vivo generalmente significa que el receptor espera menos tiempo por el órgano. Eso a su vez, quiere decir que la insuficiencia hepática podría no estar tan avanzada como estaría si el receptor tuviese que esperar por un donante fallecido. Segundo, los hígados trasplantados de donantes vivos normalmente son de mejor calidad porque los donantes generalmente son personas jóvenes y sanas.

En muchos casos, es posible realizar con éxito todo el trasplante de donante vivo sin mayores complicaciones. No obstante, existen riesgos importantes sobre los que usted debe conversar con su médico si piensa donar su hígado. Primero, tenga presente que para realizar el trasplante en un adulto, la porción del hígado que se extrae no es muy pequeña y, en la mayoría de casos, al donante se le extirpa el lóbulo derecho que es el mayor de los lóbulos hepáticos. Entre los riesgos de la cirugía están el de sangrado, coágulos sanguíneos, infección, daño a la parte restante del hígado, fuga biliar y daño al sistema de conductos biliares que se encarga de drenar bilis (líquido fundamental para la digestión adecuada de las grasas) desde el hígado.

Dado que el convertirse en donante vivo implica someterse a una cirugía mayor, es importante que antes de tomar ninguna decisión, usted converse con su médico sobre todos los riesgos y ventajas. Aparte, todos los posibles donantes vivos deben realizarse un examen médico minucioso para determinar si se encuentran lo suficientemente sanos como para donar.

Si usted u otro familiar se convierte en donante vivo de hígado para su hermano, ese sería un regalo increíble. Los donantes de órganos pueden realmente cambiarle la vida a alguien y la repercusión sobre el receptor del órgano y sus seres queridos no sólo es positiva, sino maravillosa.

Please login or become a member to post a comment.