Share this:
emilyhiatt

¿Existe información nueva sobre el lupus y cuáles son las últimas novedades?

Posted by @emilyhiatt in Español, Nov 10, 2011

Le diagnosticaron lupus a mi hija de 43 años. ¿Existe alguna información nueva sobre el lupus y cuáles son las últimas novedades?

Tags: espanol

emilyhiatt

Posted by @emilyhiatt, Nov 10, 2011

Dra. Vaidehi Chowdhary, Reumatología, Mayo Clinic de Rochester en Minnesota, dice:

El lupus es una enfermedad compleja cuya causa exacta se desconoce, aunque existen varios factores que parecen influir sobre su desarrollo. En las últimas décadas, las investigaciones se han enfocado en precisar los genes que predisponen a la gente al lupus mediante el análisis de las moléculas que desempeñan una función en la enfermedad y la identificación de nuevas terapias para tratar el lupus.

El lupus es una enfermedad autoinmune; es decir, el sistema inmune de una persona ataca los propios tejidos y órganos del cuerpo, ocasionando inflamación y daños. El lupus puede afectar a cualquier sistema del cuerpo humano. Entre los sistemas corporales que más frecuentemente se ven involucrados están la piel, las articulaciones, los pulmones, los riñones y la sangre. En algunas personas, el lupus podría ser una enfermedad menor con sólo sarpullido en la piel; mientras que en otros, podría ser grave y ocasionar complicaciones del sistema nervioso, anemia o enfermedades mortales del riñón.

Los pacientes con lupus corren mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Los factores de riesgo usuales, como fumar, diabetes mellitus, hipertensión, colesterol alto y menopausia no justifican completamente el aumento en el riesgo, pues existen varios factores vinculados al lupus que también desempeñan una función. Entre dichos factores están inflamaciones leves constantes, presencia de proteínas anormales que aumentan el riesgo de coágulos, menos cantidad y funcionamiento de las células que revisten los vasos sanguíneos y enfermedades renales. Hacer ejercicio, dejar de fumar, alimentarse sano y controlar la actividad de la enfermedad, en conjunto, podrían servir para disminuir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas entre quienes padecen lupus. Además, en algunas personas podría surtir efecto el recurrir a la terapia con estatinas (Lipitor, Crestor y demás).

El lupus posiblemente es producto de una combinación de factores genéticos y ambientales, como tabaquismo, exposición a la luz solar o consumo de ciertos medicamentos. El lupus es mucho más común entre las mujeres que los hombres y, puesto que el embarazo generalmente lo desencadena, se cree que las hormonas ejercen un efecto importante sobre el desarrollo de la enfermedad.

Los genes que predisponen a la gente al lupus son importantes para el funcionamiento del sistema inmune, pero los científicos descubrieron que por el hecho de tener esos genes, no significa que la suerte esté echada. Parece que si bien la composición genética puede plantear más riesgo para lupus, la enfermedad también requiere de otros desencadenantes como medicamentos, hormonas, infecciones u otros factores ambientales.

La investigación sobre los factores genéticos del lupus ha conducido al estudio de moléculas claves vinculadas a la enfermedad. En las últimas décadas se ha investigado mucho sobre una proteína en particular, el interferón alfa, que puede ayudar a producir anticuerpos con conexión al desarrollo del lupus. Actualmente, las investigaciones examinan el efecto de interceptar la actividad del interferón alfa en la gente que padece lupus y los ensayos clínicos preliminares son esperanzadores.

En cuanto a terapias para la enfermedad, últimamente se han realizado pruebas con varios fármacos nuevos para el lupus. En marzo de 2011, la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) aprobó el belimumab para el tratamiento del lupus. El belimumab intercepta una proteína llamada BLyS, que es importante para la supervivencia de las células inmunes que producen anticuerpos.

A pesar de que en 50 años, éste sea el primer fármaco en recibir autorización para el tratamiento de esta enfermedad, los efectos del belimumab son modestos y no se ha comprobado el fármaco en gente con lupus grave. Además, los ensayos clínicos tampoco revelaron ninguna ventaja importante entre los afroamericanos, población con más riesgo para lupus. Por ello, antes de que se pueda establecer dónde exactamente recae el belimumab entre las terapias para el lupus, es necesario realizar más estudios.

Los investigadores del lupus también han estudiado la eficacia del medicamento rituximab. Ese fármaco puede disminuir la cantidad de linfocitos B, tipo de glóbulo blanco que produce anticuerpos. Si bien el rituximab ha beneficiado a muchas personas con lupus resistente, fue sorprendente que dos ensayos clínicos grandes no lograran demostrar ninguna ventaja del fármaco para el tratamiento del lupus. No son claras las razones detrás de estos hallazgos, de manera que se requiere realizar otros estudios para identificar a las personas a quienes el rituximab beneficiaría.

Varios fármacos que ya se emplean en el tratamiento de la artritis reumatoide, entre ellos el tocilizumab y el abatacept, se encuentran bajo estudio para el tratamiento del lupus mediante ensayos clínicos. Por otro lado, nuevas terapias, como la del atacicept, han atravesado ya las pruebas clínicas preliminares e igualmente revelan resultados esperanzadores.

Pese a que actualmente no exista cura para el lupus, estos avances en la investigación ofrecen esperanza para el futuro. Por el momento y para controlar de manera más eficaz la enfermedad de su hija, ella debería ponerse en manos de un equipo de atención médica especializada que esté familiarizado con el lupus. El tratamiento del lupus puede ser complicado, pero con una atención médica especializada y enfocada, muchas personas que lo padecen llevan vidas fructíferas.

Please login or become a member to post a comment.